ActualidadCulturaDestacadas
Tendencia

La biblioteca Mariano Moreno, una institución histórica de Villa Río Hondo

La misma cumplió este miércoles 104 años de aporte a la cultura. Desde la Conabip destacaron el trabajo realizado en el contexto de pandemia.

La localidad de Villa Río Hondo ostenta un aire de pueblo nuevo, para quien no la conoce, esta pequeña villa que ronda los casi mil habitantes, parece ser un enclave moderno, dado a que carece de construcciones antiguas o algo significativo de demuestre ser un pueblo antiguo.

Sin embargo, esta pequeña localidad, posee una historia oculta de cientos de años, nacida en su original ubicación, desde donde se tuvo que mudar tras la construcción del dique “El Frontal” de Río Hondo, inaugurado en el año 1.967.

Es por ello, que una de las instituciones más notables del pueblo cumplió este 6 de octubre sus 104 años. Se trata de la biblioteca popular elemental Mariano Moreno, la cual posee una amplia gama de bibliografía, entre ellas, algunas rescatadas del pasado.

Su nacimiento fue humilde, con unos pocos libros, algunos donados por vecinos ilustres, y de a poco fue consolidándose uniendo el círculo social de la comunidad.

Los eventos variados reunían no solo a los vecinos de la antigua villa, sino también a personalidades de diferentes puntos de la región. Sus fiestas eran atractivas, donde los pobladores demostraban sus dotes en la danza, el recitado de poesías, y sus privilegios sociales.

Con el traslado a la actual ubicación, la biblioteca tuvo un rol protagónico muy importante. Acentuada en una precaria edificación, como todos los vecinos, este espacio de las letras siguió siendo ese lugar de encuentro que servía para levantar el ánimo de sus pobladores, que aún permanecían dolidos a causa del desarraigo por aquel doloroso éxodo.

Sin embargo, esa condición de centro referencial de encuentros se fue disuadiendo. Con algunos vecinos que habían emprendido rumbo en búsqueda de nuevos horizontes, y nuevas generaciones que no se involucraban, poco a poco la institución fue quedando en el olvido.

Ese hermoso patrimonio que poseía la biblioteca estaba guardado, pero sin ser explotado, sin ser admirado y empleado en bien de la comunidad. Pero por fortuna siempre hay soñadores, y así fue que, luego de algunos años de silencio, a mediados del 2.014, la biblioteca recuperó su personería jurídica, y poco a poco empezó a ensamblarse nuevamente en la comunidad riohondeña.

Durante el 2.020, en plena pandemia, la misma se encargaba de realizar fotocopias para estudiantes que las solicitaban mediante WhatsApp, y posteriormente se las distribuía. Se destaca que, el valor de una copia para un socio presenta un descuento casi un 30 por ciento respecto al valor que cobran los comercios.

Este es un trabajo que le valió el reconocimiento de la Conabip.

Su casa, ubicada en el centro cívico del pueblo, de a poco promete ser la gran protagonista como en sus viejos tiempos, y así garantizar la unión de toda la comunidad.

Material exclusivo de TERMAS DIGITAL. Si quieres compartir esta nota, hazlo copiando el enlace. No reproduzcas sin mencionar la fuente. Apoya al trabajo periodístico.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar