ActualidadSociedad
Tendencia

Los sacerdotes termeños

En el Día del Sacerdote, saludamos a los padres Fernando Altamiranda y Federico Puig.

La vocación sacerdotal es casi como todas las otras vocaciones, con la excepción que es mucho más espiritual, porque es un camino que exige mayores desafíos a los que puede enfrentar cualquier otro mortal.

Son muchos lo que lo intentan, pero pocos lo que llegan, formarse para ejercer el sacerdocio es un camino difícil no solo por un estilo de vida al que deben adaptarse, sino también por la formación en campos como la filosofía y la teología, los que le permitirán en un futuro ser hombres de ideas claras y adecuadas a las circunstancias.

Este 4 de agosto se celebra el Día del Sacerdote, por eso te contamos quienes son los termeños que ejercen este ministerio.

Presbítero Julio Fernando Altamiranda, actual párroco de Las Termas de Río Hondo. El mismo fue ordenado sacerdote un 24 de agosto del año 2.002. Pertenece a la congregación de los Misioneros de La Salette, los cuales tienen presencia desde el año 1.963 en el departamento Río Hondo.

“Fui ordenado sacerdote para el servicio al pueblo de Dios, la administración de los sacramentos a quienes lo buscan, esperan y necesitan, para ser Testimonio del amor de Dios para las personas. Espero que todos sigan encontrando el rostro de Dios en mi presencia y servicio”, expresó oportunamente al celebrar sus 18 años al servicio de la iglesia.

Federico Puig fue ordenado sacerdote el 6 de diciembre del año 2.019 en la provincia de Tucumán donde ejerce su ministerio.

Desempeña su labor pastoral en la Arquidiócesis de Tucumán, donde se formó en el Seminario Mayor “Nuestra Señora de La Merced y San José”.

«Me amó y se entregó por mí», fue su lema al momento de su ordenación sacerdotal.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar