ActualidadDestacadasLocales

El párroco Fernando Altamiranda celebra el 18º aniversario de su ordenación sacerdotal

El párroco de la comunidad Salettense en Las Termas de Río Hondo celebra su decimoctavo aniversario de haber sido ordenado sacerdote. Un festejo especial, ya que no podrá ser en comunidad a causa de la pandemia.

La comunidad de la iglesia Católica Apostólica Romana de Las Termas y del departamento Río Hondo, celebra en esta jornada el decimoctavo aniversario de la ordenación sacerdotal de su párroco, el padre Fernando Altamiranda MS, un hijo directo de esta comunidad que hizo sus votos de obediencia y castidad ante el obispo de la diócesis de Santiago del Estero un 24 de agosto del año 2.002 en la parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.

El elegido en esta comunidad para el llamado de Dios tuvo un largo camino para convertirse en su eterno servidor. El padre Fernando recibió este llamado siendo muy joven, ya que, si bien hoy cumple 18 años de sacerdocio, el 31 de enero pasado ya cumplió 25 años de vida religiosa.

“El 31 de enero de 1.995 profesé mis primeros votos como Religioso Misionero de Nuestra Señora de La Salette. Desde ese momento comencé mi compromiso para con la Congregación en la Región de Argentina-Bolivia”, expresó el padre Fernando al dialogar con este portal.

En relación a su ordenación sacerdotal, el padre Fernando contó que, “fui ordenado aquí en Las Termas de manos de Mons. Juan Carlos Maccarone que estaba como obispo de esta diócesis en aquel tiempo”. En aquel momento, recuerda el padre Fernando, “Alfredo (Velarde) era el párroco, estaba junto a padre Juan Miguel (Garvey) y el diácono Marcelo Palacios. Marcelo fue ordenado 7 días después de mí, los dos cumplimos este año 18 de ordenados”.

Su camino para llegar a convertirse en sacerdote, el cual no es nada fácil, lo trasladó hasta la docta, lugar donde se encuentra la sede central de la Comunidad Salettense en la Argentina. “La casa de formación la tenemos en la ciudad de Córdoba, actualmente en barrio Yofre Norte, y estudiamos en el Centro de Estudios Filosóficos y Teológicos (CEFyT) que lleva adelante la Congregación de los padres Claretianos, y en la cual estudiamos varias congregaciones de varones y mujeres, y laicos”, relató el padre Fernando, agregando que, “una vez que terminé mis estudios académicos en 2001, fui enviado a la comunidad parroquial Ntra. Sra. de La Salette, en La Banda. Todavía no había sido ordenado diácono. Mi ordenación diaconal la recibí el 12 de marzo de 2002, en nuestra parroquia de Córdoba, junto con padre Marcelo, fuimos ordenados juntos. A él lo habían destinado para Las Termas”.

Sobre su recorrido ya como sacerdote, el párroco local cuenta: “Comencé mi ministerio sacerdotal en la parroquia de La Salette de La Banda. Allí estuve 9 años y luego fui enviado aquí, a Las Termas. Ya llevo 9 años también aquí”.

Al padre Fernando Altamiranda fue ordenado párroco de Las Termas de Río Hondo por el obispo Vicente Bokalic Iglic.

Desde el 23 de septiembre del año 2.017 es el párroco de la comunidad católica riohondeña. En aquella oportunidad, el encargado de rubricar dicha asunción fue el propio obispo de la diócesis de Santiago del Estero, monseñor Vicente Bokalic Iglic. Dicho cargo le fue asignado tras el fallecimiento del padre Alfredo Velarde.

“Hace 18 años atrás fui ordenado sacerdote para el servicio al pueblo de Dios, la administración de los sacramentos a quienes lo buscan, esperan y necesitan, para ser Testimonio del amor de Dios para las personas. Espero que todos sigan encontrando el rostro de Dios en mi presencia y servicio”, concluyó el padre Altamiranda, quien festejará este aniversario de manera particular a causa de la pandemia del coronavirus que impide un encuentro en comunidad como acostumbraba hacerlo.

Texto y fotos: José Jiménez.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar