ActualidadDestacadasLocales
Tendencia

A cinco años de la partida del padre Alfredo Velarde

Fue durante casi 37 años párroco en Las Termas de Río Hondo. Soñaba que la ciudad cuente con una universidad y carreras de grado.

Un 13 de mayo del año 2017, Las Termas de Río Hondo conocía la triste noticia del fallecimiento de quien fuera durante casi 37 años párroco de la comunidad católica, el padre Alfredo Velarde.

El padre Alfredo nació el 22 de octubre de 1953. Oriundo de San Miguel de Tucumán, su vocación sacerdotal lo llevó a la provincia de Córdoba, donde ingresó en el Seminario de la Congregación Misioneros de Nuestra Señora de La Salette.

Foto: Archivo José Jiménez.

Desde muy joven abrazó compromiso con los más humilde. Así, como seminarista realizó un intenso trabajo social-comunitario en Villa Lourdes, en Arguello, Córdoba. Ese accionar junto a los más humildes lo llevó a poner en riesgo su vida, ya que el 3 de agosto de 1976, él y otros seminaristas fueron secuestrados por un grupo de militares. Lo trasladaron al centro de detención clandestino de La Perla, donde durante dos meses fue torturado. La oportuna intervención de autoridades religiosas y de la embajada de EE.UU, posibilitaron su libertad.

“Me acusaban que era subversivo simplemente por trabajar junto a los pobres, a los más humildes”, supo contar en su momento el padre Alfredo, quien, por este hecho, el 15 de febrero de 2015 declaró como testigo en Córdoba ante el Tribunal Oral Federal Nº 1 en la Mega Causa La Perla que juzgo a militares por delito de lesa humanidad. Allí identificó a quienes lo habían sometido a las crueles torturas.

Foto: Archivo José Jiménez.

Consagrado Sacerdote en 1981

Alfredo Velarde fue consagrado como sacerdote el 15 de septiembre de 1981. En ese año llegó a Las Termas, donde comenzó un fructífero trabajo pastoril junto a otros sacerdotes de la Congregación Misioneros de Nuestra Señora de la Salette que desplegaron su accionar por los diferentes barrios termeños y localidades y parajes del interior del departamento Río Hondo y Jiménez.

El acompañamiento del padre Alfredo a la comunidad termeña no sólo se dio en el plano religioso sino también social y comunitario. No estuvo ajeno a diferentes problemáticas que afectaban a los vecinos y a las familias en general. Es así que en más de oportunidad en sus homilías y a través de los medios de comunicación alzó su voz en defensa de los derechos humanos y la justicia social. Nunca titubeó cuando tuvo que ponerse al frente para cuestionar flagelos como la droga, la corrupción, la destrucción del medio ambiente, entre otras problemática.

Defender a los más humildes, mostrar la realidad y trabajar por las necesidades de la gente, tal como había sucedido en la época militar, generaron enfrentamientos con ciertos referentes políticos en algún tramo de la vida democrática en Santiago del Estero. Fue víctima de espionaje y persecución, especialmente por su tarea desplegada junto a la denominada Pastoral Social.

Foto: Archivo José Jiménez.

Vocación por la educación de niños y jóvenes

Su pensamiento y accionar le dieron una importancia vital a la Educación. Fue por eso que impulsó y desarrolló la creación del Colegio Nuestra Señora de la Salette que abrió sus puertas en 2005 y en 2012 lo hizo a nivel Secundario. En el mes pasado, con sus últimas fuerzas, inauguró el profesorado de Ingles a nivel terciario en el Instituto Superior Nuestra Señora de la Salette. Ambos establecimientos educativos de jornada completa y con orientación bilingüe en inglés son modelos en todo el ámbito provincial.

Cuando se le preguntó, en la última entrevista concedida a FM TERMAS DIGITAL, si se sentía realizado en lo que pudo lograr en materia de Educación, él respondió: “No. Me sentiré realizado el día que podamos tener la Universidad en Las Termas con diferentes carreras de grado”. La respuesta del padre Alfredo, reflejaba la visión de un hombre respecto al rol de la educación en una sociedad.

Durante varios meses tuvo una difícil pelea contra el cáncer y en las últimas semanas los dolores eran insoportables para él. Pero aún así nunca descuidó su misión evangelizadora y sus compromisos con la comunidad.

El sacerdote Alfredo Velarde fue uno de los referentes principales en Sudamérica de la Congregación Misioneros de Nuestra Señora de la Salette. Fue elegido Superior del Consejo Regional, que comprende a la Argentina y Bolivia. También fue miembro de la Comisión Internacional de Paz y Justicia de esa congregación religiosa que tiene su casa central en Francia.

Como muchos de los misionero de la Congregación Nuestra Señora de la Salette, dejó su huella marcada a fondo en la comunidad local y en cada paraje riohondeño.

*El texto fue escrito por Carlos Santucho* el 13 de mayo de 2017, a poco de conocerse la desaparición física del padre Alfredo, y modificado por José Jiménez.

*Carlos Santucho es Licenciado en Comunicación Social, egresado de la Universidad Nacional de Córdoba, director de FM TERMAS DIGITAL y docente en la carrera de la Tecnicatura en Comunicación Social del ISFDC Nº 2.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar